Si tu usuario está comprando, ¡no le distraigas!

El proceso de compra en una web es algo muy crítico. Aunque año tras año la gente va tomando confianza y compra más online, debes cuidar mucho que nada les suponga un impedimento o abandonarán (y tú tendrás una venta menos).

Es sorprendente como en muchos sitios web, al llegar al proceso de compra lo encontramos repleto de promociones, enlaces a otros lugares de la web y muchos otros elementos que distraen la atención de *lo que queremos que haga el usuario: comprar*.

Mi consejo para cuando te enfrentes a la tarea de diseñar un proceso de compra es que para cada elemento te preguntes: *¿Es esto útil para que el usuario termine la compra?*

*Si la respuesta es no, quizás sea mejor eliminarlo*. Esto incluye menús, banners promocionales, enlaces transversales a otras secciones, etc.

Elementos que sí son interesantes incluyen teléfonos de ayuda, productos extras a añadir en la compra (upselling)… y no mucho más. Es probable que el resto sólo sirva para crear ruido, y hacerte perder una venta.